Recambios correa de distribución

Una de las averías más temidas por los conductores son la rotura de la correa de la distribución. Este problema puede conllevar resultados catastróficos para la mecánica del coche. De hecho, a veces, es tal el desastre ocasionado, que su reparación supone una importante inversión económica. Tal es el coste que muchos conductores se piensan si realmente les merece la pena reparar su coche.

Para prevenir esta avería, será fundamental mantener en perfecto estado la correa de la distribución, una pieza que se va desgastando con el continuo uso del vehículo. Por eso es tan importante su revisión y sustitución (se recomienda cambiarla cada 100.000km aproximadamente o, de no llegar a esta cifra, a los cinco o seis años). Otros factores que provocarán que se desgaste más rápido son: fugas de refrigerante, aceite o gasolina, cambios de temperaturas o que la pieza se encuentre en mal estado.

La correa de distribución es importante para el buen funcionamiento del motor. En caso de estar deteriorada o en mal estado, se puede romper o soltar, lo que provocaría la parada del motor. A su vez, esta situación causaría daños muy graves y costosos en la parte superior del motor ya que, al romperse la correa de distribución, este goleará a otros elementos del motor.

En Querecambio.com tenemos kits de distribución para el cambio de la correa de distribución. Estos packs están compuestos por correa Poli V, bomba de agua, correa dentadajuego de cadena de distribuciónpolea o correa trapezoidal, entre otros. Si necesitas ayuda o más información sobre estos kits, estamos a tu disposición.

correa de distribución

Señales de una correa de distribución deteriorada

Existen una serie de síntomas que pueden advertirnos de que la correa de distribución está en mal estado. Es importante conocerlos o saber identificarlos. Así, en caso de detectarlos, podremos sustituir la correa por una nueva evitando un mal mayor en nuestro coche.

Algunas de estas señales son:

Signos de desgaste. Echa un vistazo a la correa. Si ves grietas en la superficie, sequedad en la goma, falta de tensión o dientes mellados, es el momento de renovarla.

  • Problemas al arrancar. Si al coche le cuesta arrancar, puede deberse porque la correa esté viaje. Sin embargo, si no arranca, significará que la correa de distribución está rota.
  • Ruidos. Escuchar ruidos que provienen del interior del coche siempre causan temor. En este caso concreto, oír ruidos extraños en la zona de la correa de distribución puede significar que la tensión será incorrecta o que esté desgastada. En cualquier caso, cuando escuches ruidos, pide cita con tu taller de confianza.
  • Vibraciones. ¿Vibra al coche al ralentí? Es una clara señal de que la correa de distribución está en mal estado. De hecho, el coche puede vibrar mientras conduces. Llévalo al taller a la menor brevedad.
  • Excesivo humo por el escape. En caso de que tu coche expulse mucho humo por el tubo de escape, es una señal de que la correa está a punto de romperse. Esto se debe porque los ciclos de combustión no se cumplirán, por lo que causarán fallos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *